NOTICIAS

Exporesiduos 2018

En Alico nos aliamos con la Fundación llena una botella de amor, con el fin de solucionar dos de los problemas que afectan el mundo actualmente: El déficit de vivienda y el de la disposición de los residuos plásticos.

 

Muchas personas creen que hay que eliminar los empaques, pero realmente la función de estos es muy importante: protegen, conservan y facilitan el transporte de los productos, de hecho el empaque alarga la vida útil y evitan que se desperdicien muchos alimentos.

El verdadero problema de los residuos plásticos radica en que no se le da una correcta disposición. Por eso nace Llena una botella de amor, como una estrategia que facilita la recolección de los residuos directamente desde el consumidor final, evitando que lleguen a ser basura y los recupera para producir materia prima.

Para lograr convertir estos residuos en una casa, se requieren entre 100 Y 300 toneladas de material plástico reciclado. (Según la composición del plástico).

Alico, desde su proceso productivo del empaque plástico está trabajando en la mitigación y minimización de los impactos ambientales asociados al proceso productivo, a través de planes de sostenibilidad, buscando la optimización de recursos mediante prácticas que contribuyan al mejoramiento del ambiente y paralelamente, trabaja en prácticas sociales que influyen en la productividad y en el sentido de pertenencia de sus colaboradores. Así mismo, comprometidos con la resolución 1407 conocida como “Responsabilidad extendida del productor” (dirigida a los productores para que hagan la gestión de residuos posconsumo y busquen el aprovechamiento de estos) nos hemos convertido en un aliado de la Fundación, para concienciar a toda la población de la importancia que tiene la correcta disposición de los residuos.

El plástico es un material que por sus condiciones se vuelve “inerte” para el medio ambiente, su tiempo de biodegradabilidad es “largo” en una escala humana, pero cambiando la metodología de disposición, podremos cerrar su ciclo de vida con prácticas de clasificación y adecuada disposición, reincorporándose a ciclos productivos y generando valor a los residuos plásticos post consumo, transformándolos, dándoles nueva vida!.

Simultáneamente estamos trabajando en diferentes frentes, implementando el Eco – Diseño, promoviendo y garantizando la reciclabilidad. Por otra parte, tenemos los empaques compostables, aquellos que una vez culminada su finalidad se pueden convertir en abono orgánico, mediante un proceso controlado de compostaje, promoviendo la economía circular y cerrando el ciclo de vida de los materiales de empaque.

Por eso estamos invitando a todas las empresas participantes y visitantes a que se vinculen, nos llamen para explicarles el proyecto y mostrarles como, trabajando en comunidad, se puede beneficiar su empresa, las personas y desde luego el medioambiente.